Alimentación complementaria

CONDICIONES ASOCIADAS A LA ALIMENTACIÓN COMPLEMENTARIA

Condiciones relacionadas a la alimentación complementaria

Gases:

Mientras comen, los bebés pueden tragar aire, lo cual los hace sentir incomodos, esto les genera gases, aunque puede ocurrir con la lactancia materna, es más común que ocurra con el biberón. En caso de que el bebé se encuentre irritable durante la alimentación podemos intentar sacarle los gases antes de continuar. Puede realizarse de varias formas, una de estas es cargar al bebé en posición vertical apoyando la cabecita sobre nuestro hombro y sobar su espalda de abajo hacia arriba. También puede realizarse con el niño sentado en las piernas de la madre o acostado boca abajo. Rápidamente aprenderás cual es el método preferido por tu bebé.

Hipo:

La mayoría de los niños le da hipo de manera frecuente, esto generalmente estresa más a los padres de que lo que molesta al bebé. Cuando aparezca, intente cambiarlo de posición, sacarle los gases y ayúdalo a relajarse. Si no mejora rápidamente, vuélvalo a alimentar y generalmente esto hace que el hipo se resuelva.

Regurgitación:

Se define como la salida de contenido alimentario por la boca sin ningún esfuerzo por parte del bebé. La regurgitación es común en los niños especialmente después del primer mes de vida y se favorece por la anatomía del tracto gastrointestinal de los bebés. Puede suceder varias veces al día, pero mientras tu hijo gane peso adecuadamente y no tenga otros síntomas asociados, no hay porque preocuparse. Debe diferenciarse del vómito en cual el niño hace un esfuerzo para expulsar el contenido alimentario.

Algunas recomendaciones

para disminuir los episodios de regurgitación son:

  • Sácale los gases a tu bebé frecuentemente durante la alimentación, especialmente si usa biberón.
  • No lo alimentes completamente acostado.
  • Después de alimentarlo cárgalo en posición vertical por media hora.